Restablecer la contraseña

0
Total: 0,00 
Ver CarritoPagar
Sus resultados de búsqueda
13 de marzo de 2022

Como financiar una Startup

Financiar una startup requiere acudir a diferentes fuentes de capital dependiendo de la etapa en la que nos encontremos. Te damos algunas ideas para no morir en el intento.

Sacar adelante una buena idea de negocio necesita, en muchas ocasiones, capital para poder abordar todas las tareas necesarias en el momento adecuado. Es muy importante saber a qué fuentes de financiación podemos acudir sin pagar un precio excesivo o innecesario, especialmente en términos de equity. Desde eekox queremos animar a quienes están emprendiendo y empezando su aventura y por eso os dejamos este post, en el que aportamos  pistas e ideas sobre este tema tan crítico y delicado que es la búsqueda de capital.

¿Qué es una startup?

Antes de empezar, definamos qué es una startup.  Según la cámara de Comercio, “una startup es una empresa de nueva creación o edad temprana que presenta grandes posibilidades de crecimiento y comercializa productos y servicios a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación. (….)  Son negocios que salen rápidamente al mercado para lograr el crecimiento y financiación necesarios a través de la transformación digital.”

Puedes leer este post que publicamos hace unas semanas sobre los pasos necesarios para que tu startup triunfe.

¿Cuáles son las fases de una Startup?

Es importante dar una pincelada para saber dónde estamos, porque en cada fase nuestra startup tendrá unas necesidades de inversión y circulante diferentes y deberemos acudir al socio adecuado:

  • Pre-Seed. Sólo existe la idea, es el momento de buscar socios (si no los tienes y los quieres tener) y firmar un Pacto de Socios con ellos. Necesitarás algo de financiación a través de las 3F (Family, Friends & Fools)
  • Seed. Está en el momento de validar el Negocio y traccionar. Hay que conseguir financiación a través de un préstamo participativo o un business angel
  • Growth Stage. El modelo de negocio funciona y comienza a tener flujo de caja. Pero es necesaria una inyección de capital para que el negocio crezca de acuerdo al Plan de Negocio. Aquí entran los fondos de inversión.
  • Scale-up Stage. La escalabilidad del negocio hace que la startup se pueda internacionalizar y atacar segmentos de mercado diferentes o complementarios con los iniciales. La expansión puede venir acompañada de alianzas con otras empresas o con la entrada de private equity.
  • Exit. Es el punto al que todos queremos llegar, lo ejecutemos o no. Es el momento de salir a los mercados bursátiles o de vender a otra compañía. O no…..

Bootstraping.

Aunque el término no te suene, siempre debe ser la primera opción. Bootstraping hace referencia a la capacidad de autofinanciarse, utilizando únicamente el capital aportado por los socios fundadores y el generado por el propio el negocio.

Tiene una ventaja fundamental, los socios fundadores no pierden equity y mantienen íntegra la capacidad de decisión. No hay dilución derivada de tener que vender participaciones a los inversores por lo que siempre conservarás el 100% de la compañía.

Pero también es cierto que este mecanismo no es viable en la mayoría de los casos. La propia definición de startup implica la existencia de unos costes que aparecerán antes de las fases en las que la compañía genera flujos de capital suficientes para sostener el coste (break-even).

Sea la que sea la cantidad que necesites debes tener muy presente que cualquier inversor va a valorar fundamentalmente dos cosas, el plan de negocio y el equipo. Así es que veamos dónde y cómo tenemos que ir para inyectar combustible a nuestro negocio.

En fase Pre-Seed

En esta fase tú eres el inversor. Hay poco más que una idea con mayor o menor grado de maduración. Es el momento en el que los socios fundadores se animan a dar el paso de constituir la sociedad y hacer la primera aportación de capital. Lo normal es constituir una SL con la mínima aportación, es decir 3.000 € que han de servir para cubrir los primeros gastos de echar a andar el negocio. Estos gastos podrán ser nulos o muy pequeños o algo mayores dependiendo de tu negocio. Es posible que en esta fase sea necesario algo más de capital. Por ejemplo, necesitas desarrollar un MVP para poder empezar a verificar las hipótesis de negocio.

Si las aportaciones de los socios fundadores no son suficientes para cubrir esos costes siempre puedes recurrir a las 3F, es decir, Family, Friends & Fools. Estarás recibiendo un “préstamo blando” sin las exigencias de otros posibles inversores a los que tendrás que recurrir más adelante.

Sin que sea norma o regla, podríamos estar considerando la necesidad de cubrir entre 5K€ y 30K€

En fase Seed.

Con el MVP en la mano es necesario comenzar a verificar las hipótesis de negocio de la manera más amplia posible. Hay que identificar los segmentos de clientes objetivo y llegar a ellos. Y para esto va a ser necesaria una inversión mayor que la que se pueda pedir a las 3F (salvo que uno sea de familia pudiente).

Las necesidades de capital en este punto no son desorbitadas, pero si necesarias para cubrir una serie de costes entre los que pueden estar:

  • Infraestructura básica tanto de hardware como de servicios, portátiles, licencias, AWS, etc.
  • Evoluciones del MVP para las que posiblemente tengamos que contratar los servicios de un programador
  • Pequeñas campañas de Marketing digital

Estamos pensando en una necesidad de financiación en una horquilla entre 50K€ y 200K€ que podemos buscar a través de:

Business Angels (aquí tienes una lista de los 100 más activos en España en 2021).

Su forma de operar es muy variada, pero frente a otros tipos de financiación aportan el valor de ayudar, mentorizar y guiar a sus startups. A cambio, cederás parte de tu equity.

Crowdfunding.

Con esta modalidad publicitaremos nuestra startup para buscar un gran número de inversores privados cada uno de los cuales aportará una pequeña cantidad a cambio de una retribución. Ésta puede ser en participaciones de tu sociedad (con lo que conlleva de dilución y disminución del equity de los socios fundadores) o en ventajas como futuro cliente de la sociedad, por ejemplo, un precio inferior al PVP de los productos o servicios de tu startup. Como será complicado llegar a este tipo de “inversores”, hay empresas como Ufounders especializadas en levantar estas rondas

Subvención pública.

En España es francamente difícil encontrar subvenciones (a fondo perdido) aunque siempre es conveniente estar al tanto de lo que pueda haber por ejemplo en Acelera Pyme o en las CCAA y Ayuntamientos.

Financiación pública.

Aunque las condiciones suelen ser bastante restrictivas, ENISA es una opción de obtener un préstamo participativo en buenas condiciones. No sacrificarás equity con esta opción ya que ENISA simplemente recibirá más como devolución del préstamo si tu negocio va bien. Portales como Fandit o gente como GWSpain pueden aserorarte y guiarte en este mundo.

Financiación privada.

Los bancos son otra opción para conseguir el préstamo que necesitas. Aunque algunos bancos tienen unidades especializadas en startups (DayOne o BStartup) es posible que acabes en tu sucursal negociando con el Director y te lo denieguen …. O te lo concedan contra una garantía hipotecaria. No todos los bancos son receptivos a un buen plan de negocio.

Financiación con SGR (Sociedades de Garantía Recíproca).

Sociedades como Avalmadrid o Iberaval pueden facilitarte el acceso a la financiación privada de los bancos concediéndote el aval que éstos últimos necesitan. Estas SGR se basarán en tu plan de negocio para juzgar si tu idea puede prosperar y tendrás capacidad para devolver el préstamo. Aunque esto no te librará de poner algún tipo de garantía, aunque menor que la que te exigirá un banco y, habitualmente, no irá contra tu patrimonio si no puedes devolver el principal del crédito.

Growth Stage

La financiación y/o subvención que has obtenido en la fase pre-Seed permitirá verificar las hipótesis de negocio y comenzar a tener ingresos. El modelo de negocio funciona y comienza a generar flujo de caja. Ahora es necesaria una inyección de capital para que el negocio crezca de acuerdo al Plan de Negocio. Y aquí entran los fondos de inversión. La horquilla de capital necesaria si tu startup llega a esta fase variará mucho dependiendo del propio negocio, pero podemos hablar de una horquilla entre 500K€ y 5M€.

Esta primera ronda de inversión se conoce como Serie A y lo que busca la compañía es la inversión necesaria para hacer crecer los ingresos hasta llegar al break-even, los ingresos generados cubren el coste de operación.

Lo normal en esta fase es acudir al Capital-Riesgo (Venture Capital) que invertirá en tu compañía si está convencido de que aumentando las ventas la empresa incrementará sus márgenes y, por tanto, generará el beneficio suficiente como para recuperar su inversión incrementada de acuerdo a la rentabilidad pactada.

El capital aportado por la VC le otorgará una participación de la sociedad suficiente como para controlar los órganos de decisión de la misma de modo que pueda asegurarse que su aportación se utiliza con los fines pactados. Suele tratarse de un inversor que va a permanecer en la compañía un plazo de entre 5 y 10 años y que va a exigir la permanencia del equipo gestor de la startup.

A partir de este momento, y si el negocio sigue creciendo, vendrá la Serie B, la serie C y, tal vez, el Exit.

Aquí te dejamos el listado de Spanish Startups con algunas de las VC españolas.

Categoría: Empresas
Compartir

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.